Más cerca de la Didáctica de la lengua.

No me he olvidado de este espacio virtual en el que he comentado cada una de las actividades que he ido descubriendo como válidas y útiles para desarrollar en el aula, no puedo olvidar además que me han ayudado a centrar cada una de las iniciativas para conseguir unos objetivos inmediatos o a largo plazo en cada una de las asignaturas que me ha tocado impartir.
Una de las razones por las que he tenido menos tiempo y dedicación para concretar y contar las actividades realizadas en este blog ha sido que el curso pasado inicié la docencia en la Universidad de Magisterio de Valencia, concretamente en el Departamento de Didáctica de la lengua y literatura.
Es curioso como, por circunstancias de la vida, haber llegado hasta ahí supone un nuevo reto, este desafío no es otro que formar a futuros docentes. Aquellos que todavía imaginan que sus aulas son las  mismas que dejaron y que probablemente algunos intenten cambiar.
Es un idea que me entusiasma, al igual que me sucede con las clases del colegio en el que imparto las asignaturas, siempre me ha gustado abrir las aulas en la medida de lo posible, es algo que se concreta con este blog o las diferentes redes y recursos a mi alcance. Ahora, en este recorrido me encuentro con que también debo intentar abrirlas a los futuros docentes, nuevos maestros que se enfrentarán a las aulas, de los que convendría fuesen con criterios claros, coherentes, como posibles abanderados de futuros proyectos ilusionantes en los  que puedan creer y emprender.
Así pues, me encuentro con un mismo marco, preparar en un aula lo que puede llegar a ser una realidad, realidad que no depende en ocasiones de los docentes y que se rodea y empaqueta demasiadas veces de burocracia. Una realidad diversa en la docencia como sucede  con nuestros alumnos, porque contextualizar y aproximar el aprendizaje no solo es tener conocimiento de la materia sino saber gestionarla y eso supone contar con las numerosas variables que se activan desde el primer momento que un docente pone un pie en el aula.
Durante el curso pasado realizaron varios proyectos, en todos ellos siempre he observado cómo los alumnos se entusiasman cuando aprenden haciendo y cuánto cuesta conseguir que adquieran un pensamiento crítico, hábitos, además de adquirir las competencias asignadas en cada materia o área.
Este planteamiento se extrapola a los futuros docentes, hoy estudiantes universitarios que muy pronto se encontrarán ejerciendo de maestros en aulas y deberán no solo enseñar sino  gestionar todo aquello que han aprendido. Es importante  conocer que no solo enseñarán lo que saben sino que deberán adquirir el rol de acompañantes del aprendizaje que vayan adquiriendo sus alumnos.
No voy a negar que durante todo este tiempo desde que se inició el blog Clases de lengua  este ha sido un puente entre los alumnos, los recursos y profesores, aunque yo diría que ha pasado por diferentes etapas. Una primera etapa, de comunicación entre alumno y profesor, de interacción, más adelante, entre profesores y profesores e incluso de retroalimentación para mí.
Así pues, este espacio seguirá siendo punto de encuentro de las diferentes formas y procedimientos que rodean el aprendizaje de la lengua y su didáctica, una muestra de las actividades y proyectos desarrollados en el aula tanto en secundaria como ahora en la docencia universitaria, ya que debo enseñar lengua española para maestros. Una combinación perfecta a mi parecer ya que deseo que nos deje entrever todas las cosas que nos unen en la didáctica de la lengua y literatura de las escuelas, como es posible su aplicación y con la esperanza de que sean pocas las que nos puedan separar.

 

 

 

Anuncios